Minichelista, cafetería para salir de lo común

Su encanto reside en el amontonamiento de objetos, estilos y colores. Se trata de Minichelista, un café sin igual ubicado en la Nueva Santa María. Si buscas cambiar de aires, definitivamente este es el lugar al que debes ir. 


Para mí no hay mejor forma de pasar el rato que con un café (reemplazable por un té o una chamoyada) y una buena plática de cualquier tema, pero si soy sincera, a veces las cafeterías de las grandes cadenas aburren. 

Minichelista tiene un no sé qué; su decoración no tiene coherencia. Puede hacerte sentir en el departamento la tía abuela atrapada en los 70 o en una extravagante galería donde los cuadros cobran vida y te apisonan con sus vibrantes colores. Sin embargo, es un buen lugar para entretenerte, distraerte y sentarte a disfrutar una larga charla.

Ciertamente el servicio es lento; los chicos se toman su tiempo para llevarte el menú, tomar tu orden y servirla, pero puedes aprovechar ese tiempo para analizar el lugar. ¡Ojo! No es apto para obsesivos de la limpieza o personas con alergias. Si perteneces a uno de esos grupos, seguramente sufrirás mucho en tu estancia; el mobiliario realmente rebosa de polvo.




Lo más importante de todo es que no venden alcohol, así que sólo podrás encontrar sana diversión.

Tip: No te pierdas la Donatella (dona de canela rellena de Nutella, con helado de vainilla y caramelo); yo sólo probé un bocado, ¡pero estaba buenísima!



Minichelista se encuentra en Guanábana 197, col. Nueva Santa María, delegación Azcapotzalco, en la Ciudad de México.

Cuando vayas a conocerlo, ¡cuéntame qué te parece!

Cristina Pérez

Licenciada en Comunicación. Aprendiz de Mercadotecnia. Soy fan de las gomitas y el helado de Oreo. Me gustan las historias que inspiran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es muy importante. ¡Deja un comentario!