5 cosas sobre la CDMX para contarle a mis nietos

Desde hace unos días traigo un poco de nostalgia y entre todos mis recuerdos, surgieron algunos que clasifiqué como "dignos de contarle a mis nietos". Así que hoy, tal como los abuelitos, hice un recuento de los momentos de esta bonita ciudad que considero más memorables. ¿Empezamos?

1. Madero vehicular

Sí. Es difícil recordarlo, pero antes de existir el atestado camino peatonal lleno de botargas en el que se ha convertido esta calle, era la principal vía de acceso hacia el Zócalo capitalino.

Imagen vía Wikipedia


2. El Caballito antes de Fabiruchis

Cuando estudiaba la licenciatura hice un reportaje sobre las obras de Manuel Tolsá en la Ciudad de México. Fue ahí cuando descubrí la belleza de la escultura de Carlos IV.

En 2013 el despacho Marina se encargó de destrozar su superficie. Obviamente los memes no se hicieron esperar... Pero hace unos meses el INAH tomó al toro por los cuernos y anunció la restauración de este ícono que adorna la entrada al MUNAL. Ahora sólo nos queda esperar para ver cómo quedará...

Imagen vía Chilango


3. Alebrijes desfilando por Reforma

Aunque no he podido ir cada año, el Desfile de Alebrijes es uno de mis eventos favoritos. Me gusta ver la creatividad que desborda la mayoría de los diseños, el mar de gente saludando, los enormes monstruos de cartón bailando y algunos grupos de personas corriendo para alcanzar al alebrije que se adelantó demasiado y dejó un hueco en la fila. La experiencia es una joya.

Foto del 6º Desfile de Alebrijes Monumentales (2012)


4. La antigua Cineteca

La primera vez que fui —por allá del 2006, con el pretexto de ver un documental sobre Kurt Cobain— entré con la seguridad de que me asaltarían. La recuerdo como un espacio descuidado con un estacionamiento enorme. Donde ahora se encuentran las nuevas salas y las áreas verdes, en aquel entonces había un montón de cajones de estacionamiento vacíos. ¡Vaya que le sentó bien la remodelación!

Actualmente me sorprende ver cuánta gente llega a ella, pero me alegro de que la hayan resucitado de tal manera. ¡Y ni cómo agradecer que adentro esté la nevería Roxy! (Prueba la malteada de chocolate con cereza, cada caloría vale la pena).

Imagen vía Animal Político



5. La Alameda llena de Reyes Magos

Y ya que estamos en el Guadalupe-Reyes, este es un bonito recuerdo ad hoc con la temporada. Cuando era niña, era toda una ilusión ver a Melchor, Gaspar y Baltasar en la Alameda, aunque en mi memoria lo más lindo era aventar el globo con la cartita desde el Hemiciclo a Juárez.

Encontré una nota del buenazo Edgar Galicia donde se muestra un poquito de cómo era la romería hace algunos ayeres:



Y tú, ¿tienes alguna anécdota para compartir con tus nietos? ¡Compártela también conmigo! :)

Cristina Pérez

Licenciada en Comunicación. Aprendiz de Mercadotecnia. Soy fan de las gomitas y el helado de Oreo. Me gustan las historias que inspiran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es muy importante. ¡Deja un comentario!