10 cosas que he aprendido al ser blogger



Cuando estaba en la universidad, pasaba mi tiempo libre en museos y exposiciones o caminando por el Centro Histórico. Cada vez que salía llevaba mi cámara y tomaba mil fotos que sólo almacenaba en mi computadora. Un buen día se me ocurrió abrir un blog para compartir todas esas cosas bonitas que veía... y así nació El relicario de Ana.

Hoy, casi 5 años después, me sentí un poco nostálgica y decidí hacer un recuento de las cosas que he aprendido como blogger. Son cuestiones que he retomado de este blog, de Cotidianidades (un blog que nació y murió hace dos años) y de mi trabajo como copy y blogger de una marca.

¿Listo para leerlas?


10. Si te gusta, ¡hazlo!

Este es un consejo aplicable a todo. No lo hagas por dinero, no lo hagas por asombrar a los demás... hazlo por ti, porque te gusta y porque te hará feliz.

9. Al HTML hay que tenerle paciencia

Descubrir que podía descargar una plantilla de Blogger e implementarla yo misma fue un hito en mi vida. Me costó dolores de cabeza, frustración, enojo y muchas desveladas, pero creo que ya lo domino. Claro, no soy programadora ni diseñadora web, pero lo que he aprendido me ha servido para aplicarlo en mi blog y, de paso, echarle la mano al Colectivo Zombie para enchular el suyo.

8.  Una imagen dice más que mil palabras

Las fotos y videos son el mejor complemento y muchas veces logran explicar aquello para lo cual no tienes palabras.

7.  Todo lo que aprendes se refleja aquí

Tu mala ortografía, bagaje cultural y hasta tus creencias se reflejan en lo que publicas. Es inevitable; cada artículo lleva un cachito de ti  

6.  Usa las palabras adecuadas

... De lo contrario, la gente llegará a tu blog esperando ver algo diferente a lo que realmente hay. Yo lo aprendí de una forma chusca:

Dato curioso: Con este post inauguré mi blog allá por diciembre del 2011. Sin saber de SEO, le di al clavo: "gorditas...

5.  Es imposible darle gusto a todo el mundo

Es una ley (aplica en el blogging y en la vida). 

4.  Siempre habrá alguien que quiera leerte

Por muy extraño, especializado, divertido u ofensivo que sea tu tema, SIEMPRE vas a tener un lector. Es la belleza del internet.

3. Hay que darse la oportunidad de conocer más

Abre bien los ojos y observa todo a tu alrededor. Lee, ve películas, navega en internet, sal a caminar, inspírate en Instagram... Somos como esponjas y, lo digo en serio, todo lo que nos rodea, nos influye y nos hace crecer.

2. Cada comentario es valiosísimo

Como lectora asidua de otros blogs y sitios, sé que no es tan sencillo animarse a comentar, así que cuando alguien lo hace en alguna de mis publicaciones, me da muchísimo gusto. En primer lugar, porque sé que alguien se tomó el tiempo de expresar su opinión y, en segundo lugar, porque cada comentario —positivo o negativo— aporta algo para seguir mejorando.

1. Escribir con el corazón es lo más importante de todo esto

Dicen que la risa se contagia. Pues bueno, la pasión también. No hay nada más que decir.



... Y finalmente:

¡Mil gracias a ti, por tomarte el tiempo de leer este blog!
Espero que regreses pronto :)

Cristina Pérez

Licenciada en Comunicación. Aprendiz de Mercadotecnia. Soy fan de las gomitas y el helado de Oreo. Me gustan las historias que inspiran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es muy importante. ¡Deja un comentario!