Hierve el Agua: la cascada petrificada

Ven. Párate aquí. El viento sopla, tu cabello se mece y tus instintos palpitan. Ven. Siéntate acá. Sumerge tus pies, tus rodillas, tu todo... nada a la orilla del mundo. Es una sensación única; es Hierve el Agua.


Tuve la oportunidad de conocer este paraíso hace dos años, durante el mismo viaje en el que visité Chiapas y puedo decir que desde aquel momento he pensado en regresar a él.

El impacto visual es increíble. Eres tú en medio de la montaña y encima de todo. Hacia la derecha, la panorámica de una cascada blanca, estática, que pareciera helada —pero no; luce así debido al escurrimiento de agua con carbonato de calcio—, a tus pies, incontables pozas pequeñas; hacia delante, un par de pozas más grandes en las cuales puedes sumergir buena parte de tu cuerpo. Y hacia el horizonte, la sierra. Nada más.




Además de nadar, esta zona ofrece diferentes actividades ecoturísticas: renta de cabañas, senderismo, ciclismo de montaña, palapas, zona de comida, etc.

Foto por Russ Bowling 

Cuando vayas a Oaxaca, no dejes de visitar la cascada petrificada. Está muy cerca de Mitla, zona arqueológica de la cual haré un post próximamente. 


Foto por Los Viajes del Cangrejo

¿Ya conoces Hierve el Agua? Cuéntame qué te pareció.


Fotos 1 y 2: Cristina Pérez

Cristina Pérez

Licenciada en Comunicación. Aprendiz de Mercadotecnia. Soy fan de las gomitas y el helado de Oreo. Me gustan las historias que inspiran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es muy importante. ¡Deja un comentario!